barra azul

cabecera reducida 1 sin fondo

SOBRE MI

He vivido profesionalmente la transformación de Internet desde una red que se abría a la organizaciones comerciales hasta su conversión en el medio del que millones de personas, hoy, no podrían prescindir.


Mi primer sistema de comunicación y servicio fué una BBS que monté con un software que se llamaba "Major BBS" y que ofrecía la posibilidad de dar servicio mediante una batería de módems a los clientes que necesitaban acceder a parches e información técnica. Por aquel entonces cualquiera era feliz por poder acceder a un sistema así aún pagando caras facturas de teléfono con tal de no tener que esperar por algo que necesitaban rápido. Por aquel entonces, Internet en España estaba gestionado por RedIris y algunas BBS hacían de pasarela con Internet. Todo aquello resultaba muy caro, pero su utilidad no era custionable.


Después llegó el servicio "Frame Relay" de Telefónica, que se abrió del uso para comunicaciones privadas en empresas a red de acceso a Internet, que me permitió publicar mi primera web basada en Lotus Notes (actualmente Lotus Domino), para dar múltiples servicios basados en el perfil autentificado. Los clientes estaban encantados, porque ya se podía acceder a Internet desde líneas de teléfono usando un portal de acceso a Internet al que llamabas usando un módem. Realmente era casi lo mismo, aunque más gráfico, la diferencia es que antes sólo se conectaban contigo y ahora lo hacían en Internet, contigo y con los que había (que sinceramente eran pocos).

Aunque la presencia en Internet era un asunto discutido con argumentos a favor y en contra, lo que sí se podía hacer ya era conectar muchos servicios a través de portales de acceso, como correo con Lotus y Microsoft, emulaciones 3270, servidores de aplicaciones de Microsoft y Citrix, groupwares, e incluso gestores de contenidos como SharePoint, y las empresas encontraron una solución para crear intranets y extranets de servicio para su negocio a un coste asequible. Fueron muchos mis proyectos girando en torno a este tipo de soluciones, pero siempre como soluciones empresariales. Estaba creciendo el número de usuarios de forma exponencial. Sin duda aquello era el futuro...


Pasó el tiempo y llegó la RDSI. Aquello ya era grande porque, además de las empresas, los hogares se estaban conectando.


Después la RDSI y los moviles para continuar con la fibra óptica. Todo el mundo virtualmente conectado.


Lo cierto es que mis trabajos siempre han estado relacionados con Internet y llevo casi  toda mi carrera profesional trabajando en temas relacionados con Internet. Como integrador de sistemas he utilizado Internet en mis trabajos para conectar empresas de forma interna (intranets) y de forma externa (extranets). Me gustaría aclarar que la diferencia entonces entre una intranet y una extranet no estaba basada en que su acceso fuera por red interna o por Internet, sino por el perfil de usuarios: Intranet era una red a la que accedían usuarios de confianza de la propia compañía(con poca o ninguna seguridad perimetral una vez se conseguía el acceso) y extranet eran redes de usuarios de confianza que no pertenecían a la propia compañía pero a los que debíamos o queríamos dar acceso (con seguridad perimetral entre esas redes y la interna).


He trabajado principalmente para "gran empresa", con departamentos técnicos propios y para "medianas empresas", que pertenecían a los grupos de las primeras y siempre me ha gustado y apasionado mi trabajo.


Todo bien, aunque los tiempos cambian y evolucionan (como nosotros), y llevo sufriendo hace tiempo de problemas de "conciliación de vida profesional y laboral" por temas de índole infantil, por lo que he dado un paso adelante con un sueño que tenía aparcado: Diseñar y desarrollar sitios web que sean útiles para todos. Se trata de una actividad muy relacionada con lo que siempre he hecho y que además tiene una componente de creatividad que hace de la tarea un reto a mi medida. Es un trabajo que puedo realizar casi desde cualquier lugar y en cualquier horario.


Por supuesto, cualquiera puede hacer una web hoy en día: diseñadores, programadores y hasta tú mismo si le puedes dedicar el tiempo suficiente...


Así que para comprender que puedo yo aportar en esa tarea que me diferencia de un diseñador o un programador de webs hay que explicar que es la integración de sistemas (que curiosamente es algo que no encuentras explicado en muchos sitios de empresas que se definen a si mismas como tal).


¿Que es la integración de sistemas?.


Las empresas no utilizan un único sistema que vale para todo, utilizan múltiples sistemas que en su conjunto ofrecen toda la utilidad que el negocio requiere. Todas comparten parcialmente la plataforma y todas se presentan a nivel de aplicación frente al usuario. Cada sistema  tiene un proveedor y un equipo técnico que da soporte, pero todas se echan la culpa una a la otra cuando aparecen problemas, con lo que tenemos mucho especialista y poca solución... ¿te suena?...


El integrador de sistemas tiene como función abstraer al cliente y al usuario de esa maraña de servicios y convertirla en un "todo" que responda a sus necesidades de negocio. No cabe decirle al cliente que se tiene que adaptar, como pasa por ejemplo con algún CRM muy famoso, sino que hay que adaptar el sistema para el cliente.


Mis proyectos nunca empiezan con "quiero tal o cual producto o marca", sino con "que necesitas o que te falta" y los primeros detalles técnicos se ven en la propuesta de solución, no antes.


Para el integrador lo importante es la solución en el lenguaje del cliente, no en lenguaje técnico, porque no puede echar balones fuera como puede hacer un especialista y todo tiene que estar claro...


Verás que es difícil de explicar, y que va ser por eso que nadie lo hace, pero si hubiera que resumirlo sería que al final eres aprendiz de todo y oficial de todo lo que te  toca  resolver, porque para eso tienes la base, la experiencia y la determinación para realizar ese trabajo tan necesario cuando algo es suficientemente complejo para que requiera una visión y un conocimiento más global.


La visión de un integrador de sistemas trasladada a sitios web permite una aproximación similar, contemplando primero las necesidades del propietario del sitio, la de los visitantes y usuarios  y posteriormente lo que subyace que es la plataforma y los servicios que conforman el sitio web.
Un integrador primará la utilidad y usabilidad como primer requisito. El diseño gráfico siempre será muy importante pero estará supeditado por lo anterior.


No importa cuantas "piezas" compongan tu sitio finalmente, la misión del integrador de sistemas es componer el puzzle para que se comporte como una sola cosa a tu servicio.


Y eso es lo que yo quiero hacer para tí, un sitio útil, usable. bonito, y que sea rentable  como herramienta y/o como plataforma de negocio.

 

Estoy a tu disposición para ayudarte si lo deseas, sólo tienes que ponerte en contacto conmigo y compatir tus necesidades, ideas o sueños relacionados con la presencia y los servicios en Internet.


Puedes consultar mi trayectoria profesional en LinkedIN a través del enlace en el pié de página.